El tratamiento con Fisioterapia facilita la preparación y la recuperación de los pacientes sometidos a un trasplante, especialmente en los casos de pulmón y corazón, donde la Fisioterapia respiratoria juega un papel clave.

 

El trabajo de la Fisioterapia respiratoria, en los trasplantados de pulmón y corazón, es fundamental para la eliminación de secreciones y un correcto aprendizaje de la dinámica respiratoria.

“Los programas de reeducación funcional son de especial relevancia para reforzar el trabajo postural, la reequilibración del tono muscular o el control de las compensaciones musculoesqueléticas y del dolor

Uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los pacientes, en su fase de recuperación, es la pérdida muscular. Para prevenirlo, es fundamental que realicen ejercicio, siempre de manera controlada y progresiva.

Según el caso clínico, y tras hacer una valoración individual, el fisioterapeuta es el encargado de adaptar las técnicas de  Fisioterapia que pueden incluir desde movilizaciones suaves, masoterapia, y ejercicio terapéutico hasta termoterapia, entre otras, en función de sus posibilidades y grados de tolerancia

 

Share This