El 75% de las personas que trabajan sufren dolor musculoesquelético.
Sostener el teléfono con el hombro a la hora de realizar llamadas de teléfono, o tener la pantalla del ordenador a una distancia inadecuada, son algunos de los malos hábitos más generalizados y más dañinos para nuestra higiene postural en el trabajo,

El mantenimiento y la repetición en el tiempo de malas posturas a la hora de conducir, descansar o en la oficina, espacio en el que transcurre la mayor parte de la jornada diaria, son uno de los problemas más frecuentes y que más lesiones de tipo musculoesquelético producen.

En este sentido, los fisioterapeutas alertan de algunos de los errores más comunes que cometemos en el puesto de trabajo como, por ejemplo, realizar llamadas de teléfono, valiéndonos de nuestro hombro para sostener el dispositivo o tener la pantalla del ordenador a una distancia inadecuada, en una posición demasiado alta, o con un ángulo de giro inadecuado.

“Si además nos sentamos en el borde de la silla con una curvatura lumbar inadecuada, sin apoyarnos en el respaldo, cruzamos una pierna sobre otra, o mantenemos una postura estática durante el tiempo que permanecemos sentados, sin descansos ni cambios posturales, también podemos provocarnos daños”, ha explicado en el secretario general del Colegio, José Santos.

Para evitar que estos malos hábitos produzcan problemas musculoesquelético es recomendable acudir a un profesional fisioterapeuta que pueda pautar al trabajador diferentes ejercicios terapéuticos que pueda realizar a diario en el entorno de trabajo y así conseguir una óptima salud laboral.

Otra de las recomendaciones de los fisioterapeutas para evitar lesiones es mantener una buena ergonomía en el puesto de trabajo, “consiguiendo que cada trabajador adopte un rol activo, tome conciencia de la importancia de las buenas posturas y se responsabilice de su propia salud laboral”, afirma Santos.

En concreto, es importante que la pantalla del ordenador se coloque justo en frente del empleado. “Si se utiliza ordenador portátil es recomendable utilizar un teclado externo y colocar la pantalla de manera que quede elevada y se mantengan las distancias como si de una pantalla fija se tratase”, confirma Santos.

Otro de los elementos a tener en cuenta es el ratón, uno de los accesorios más complicados de adaptar para conseguir una ergonomía adecuada, debido a la gran variabilidad antropométrica de la mano.

Para evitar lesiones en la muñeca que pueden extenderse incluso hasta el brazo, los fisioterapeutas aconsejan utilizar una almohadilla y que el ratón sea inalámbrico. En el caso del teclado, lo ideal es colocarlo de manera que quede apoyado sobre la mesa, permitiendo que la muñeca esté en una posición neutra.

Por otro lado, es aconsejable que la mesa en la que se encuentre el ordenador tenga una altura que permita al trabajador estar sentado sin tener que flexionar los codos más de 90º.

Por último, es fundamental que la silla en la que trabajamos permita variar la altura e inclinación tanto del respaldo como del asiento. Así, “el respaldo debería ofrecer un apoyo en la zona lumbar y la altura correcta a la que colocar el asiento sería aquella que permita posicionar las rodillas y las caderas en un ángulo de 90º”, resalta José Santos, quien recuerda que no se debe abusar del tiempo de uso de la silla, realizando descansos para mover el cuerpo con diferentes posturas que permitan al trabajador estar sentado de forma dinámica.

Fuente: Colegio oficial de Fisioterapeutas de Madrid

Share This